El poder publitico mas político que publico se desacongoja en soberanas gárgaras papales y

privatiza hasta el aborto.

El poder publitico, lejos de ser público forja los candados de las fábricas, de las escuelas,

candados de hierro, de dogmas, candados de miedos.

Locamente enamorado de la Neo se revuelcan en el telo mas barato del trocen entre sabarnas,

espaldas rotas por algún sindicalista, jadean subsenidades y se vomitarizan el uno al otro, por

que son así, guarros publiticos.

Los guarros publiticos entre fluidos plusvalicos y monotributarios tienen orgasmos bancarios

con algún partiducho izquierdo que se abre de gambas de ves en mes y ni la envoltura del

forro publico gratuito se acuerdan de sacar de la cama, luego la neo llega los ve y se enoja. Le

da una bofetada al poder, se da media vuelta, le guiña el derecho al izquierdo, sale del telo,

dobla la esquina y reza un padre nuestro.

Comentarios

comentarios