Por: Ika Fonseca Ripoll 
Imágenes: Delephas.

Hace un tiempo leí un texto de un potencial amigo cis y paki en plena deconstrucción. Entre muchas otras cosas, mencionaba cierto temor o incertidumbre a la hora de acercarse a una piba sin acosar. Claro, entre muchachos cis y pakis está naturalizado el acoso, es algo que les enseñan desde peques y queda grabado en el cerebro como las tablas de multiplicar (y todxs sabemos lo difícil que puede ser desaprender lo aprendido).

También hace poco vi esa frase viralizada que dice algo así como “si las mujeres a las que les gustan otras mujeres pueden comportarse de manera normal cuando otras mujeres llevan minifalda, quizás es que las minifaldas no son el problema”.

Algo más que vi hace un par de semanas, fue el video de Hayley Kiyoko, “Girls Like Girls”[i]. El estribillo dice “a las chicas nos gustan las chicas, como a los chicos les gustan [las chicas]”. PUES NO. A las pibas no nos gustan las chicas de la misma manera que a los pibes les gustan.

delephas

Nosotras, cuando una chica nos gusta, no le decimos giladas por la calle, ni le chiflamos, ni le tiramos besos, ni le chistamos. Tampoco le tocamos el culo en el boliche, ni le insistimos mil y un veces para que baile con nosotras, ni le mandamos fotos de nuestra concha una vez que intercambiamos números.

Las chicas, cuando nos gusta una piba, construimos complicidad con ella, nos acercamos de otra forma, y esa forma está mediada por el ABSOLUTO consentimiento. ¿Suena aburrido? PUES NO. Las pibas jugamos un montón, y hay tantos juegos como gente en el mundo.

Si vos que estás leyendo esto sos un chabón que no sabe cómo acercarse a una piba sin acosar, te lo voy a poner sencillo: torteate. Fijate cómo se relacionan las pibas que conocés con las chicas que les gustan. ALERTA: hay muchas pibas que son machirulas. No hay que ser chabón para ser macho (y lo que tenés entre las piernas tampoco determina si sos chabón o mina, si de binomios hablamos).

delephas

Reformulando lo anterior: fíjate cómo se relacionan con las pibas, esas chicas no-machirulas que conocés a las que les gustan las chicas. Vas a ver que es lindo, es divertido; los juegos de miradas, las pausas, las esperas, las distancias y el lenguaje corporal son un golazo si les prestásotra atención. Tenés que pararte desde otro lugar, sacarte de la cabeza varias cositas sobre las dinámicas sociales y jerarquías sexuales. Para tortearte, tenés que dejar de ser ese pibe que los otros pibes te enseñaron a ser.

Acá ya no hay veredas de en frente, no hay lados de la cancha, no hay alguien que propone y alguien que dispone, ni alguien que paga ni abre puertas ni cede asientos ni da el primer paso.

Acá jugamos de igual a igual, y no hay nada más divertido que hacerlo sin competir, sino por el mero placer de jugar.

 


[i] https://www.youtube.com/watch?v=I0MT8SwNa_U

 

Comentarios

comentarios