La estadística no para. No sólo no para sino que crece, día a día, como una venganza por organizar nuestra rabia y salir a la...